miércoles, 19 de abril de 2017

Al menos 6 muertos por explosión en ciudad siria de Alepo


Una fuerte explosión en el distrito Salah al-Din, de la ciudad siria de Alepo, dejó al menos 6 personas. 

Al menos seis personas murieron como resultado de una fuerte explosión en el distrito Salah al-Din, de la ciudad siria de Alepo.
La detonación provocó igualmente más de 30 heridos, informa la televisión siria.
El distrito de Salah al-Din se encuentra ubicado en la parte occidental de la ciudad vieja de Alepo, el centro histórico de la ciudad más poblada de Siria antes de la guerra.

Esta parte de la ciudad se había constituido en uno de los bastiones de los extremistas en Alepo antes de que fuera recuperada por el Ejército sirio en diciembre del año pasado.

Más de 20 muertos en Siria por ataque aéreo de EE.UU.

Los bombardeos aéreos de la coalición internacional han dejado decenas de mujeres y niños muertos en las últimas semanas. | Foto: Aamaq News Agency

Entre las víctimas del bombardeo aéreo perpetrado la noche de este lunes se encuentran varios niños y mujeres.

Más de 20 personas murieron y decenas resultaron heridas este lunes, tras varios ataques aéreo de la coalición internacional liderada por Estados Unidos (EE.UU.), en la zona de Al Bukamal, en el este de la región siria de Deir ez-Zor, informó la agencia SANA.
El primer ataque aéreo fue realizado durante la noche de este lunes y dejó alrededor de 16 muertos. Entre las víctimas se encuentran niños y mujeres y refugiados iraquíes.
Otras siete personas (dos mujeres y un niño) fallecieron también este lunes cuando los cazas de la coalición internacional dispararon 12 misiles contra el edificio de la Facultad de Agricultura y un número de casas en el pueblo de Husseiniya, en el campo occidental de Deir Ezzor.
En otra ofensiva, realizada durante el día, fue atacado un poblado bajo control rebelde en el noroeste del país, donde una mujer y nueve niños perdieron la vida.
A su vez, en el pueblo sirio de Al Hari, al menos 4 yihadistas también perdieron la vida en un ataque aéreo contra el vehículo en el que se trasladaban.
Según una ONG siria que opera en Londres, 1.226 civiles han muerto en ataques aéreos de la coalición desde septiembre de 2014 cuando inició su intervención aérea en Siria.

jueves, 15 de septiembre de 2016

Mujeres kurdas: en guerra contra el ISIS


Los milicianos del Estado Islámico creen que si mueren en combate a manos de una mujer, sus almas arderán en el infierno, al contrario de lo que sucedería si caen a manos de un hombre. Teniendo en cuenta esto, los kurdos, que combaten en su región contra el avance del EI (también conocido como ISIS), 

sábado, 19 de noviembre de 2011

Calestous Juma en la resolución de la hambruna en África

jueves, 17 nov 2011
Un estimado de 200 millones de personas sufren de hambruna en África. Pero la tecnología está haciendo la diferencia para los agricultores africanos.
Crédito de imagen: CIAT International
Center for Tropical Agriculture
EarthSky habló con Calestous Juma, un profesor de la Universidad de Harvard, experto en la agricultura.
El nos dijo que 200 millones de personas sufren de hambruna crónica en África. Pero agrego que la tecnología está ayudando a resolver este problema.
Un ejemplo son los celulares, que permiten que los agricultores africanos se conecten y busquen información sobre el mercado, las lluvias y los precios. Así pueden tomar mejores decisiones sobre que cosechar y cuales mercados visitar. Así mismo, las imágenes satelitales proveen actualizaciones climáticas para algunos agricultores africanos.
Sin embargo, Juma dijo que África todavía necesita muchas cosas – tales como nuevos caminos para transportar las semillas, cosechas y medicinas.
El dijo que una nueva generación de líderes africanos están enfocados en la transformación económica de sus paises.
Agradecemos a la Fundación Nacional de la Ciencia, donde comienzan los descubrimientos.
Fuente: earthsky.org

lunes, 7 de noviembre de 2011

¿Si producimos alimento para 12 mil millones de personas por qué todavía existe el hambre?

A pesar de que en el planeta se produce mucho más alimento que el que requieren sus 7 mil millones de habitantes, el 15% de la población mundial sigue padeciendo hambre.
De acuerdo con datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), actualmente se produce en el planeta alimento necesario para satisfacer las necesidades de 12 mil millones de personas. Y si consideramos que la población mundial se integra por aproximadamente 7,000 millones de habitantes, resulta casi inexplicable que alrededor del 15% de esta población siga padeciendo hambre. Pero como afirma acertadamente Esther Vivas en su editorial para el diario español El País, «El hambre no es una fatalidad inevitable que afecta a determinados países. Las causas del hambre son políticas. ¿Quiénes controlan los recursos naturales (tierra, agua, semillas) que permiten la producción de comida? ¿A quiénes benefician las políticas agrícolas y alimentarias? Hoy, los alimentos se han convertido en una mercancía y su función principal, alimentarnos, ha quedado en un segundo plano».
Tras analizar brevemente el escenario alimentario del planeta podemos confirmar que lamentablemente está controlado por un reducido grupo de corporaciones trasnacionales que crecen, procesan y distribuyen un considerable porcentaje del alimento que se consume en el mundo, y que fijan sus precios a partir de un criterio simple: estrategias de mercado orientadas a generar mayores dividendos sin tomar en cuenta el impacto que estas tienen para la población mundial, en especial para los habitantes de los países económicamente más vulnerables.
Sumado a lo anterior, existen fenómenos específicos que privan diariamente a millones de personas de satisfacer las necesidades básicas en torno a su alimentación (buena parte de las cuales radica en África). Por un lado, miles de campesinos alrededor del mundo han perdido sus tierras ante compañías trasnacionales que las adquieren para cultivar alimentos a bajo costo y posteriormente comercializarlos en países en donde la demanda se corresponde con un poder adquisitivo suficiente para cumplir con sus expectativas mercantiles. Por otro, los precios de los alimentos básicos generalmente se determinan, al menos en un plano masivo, en bolsas de valores como la de Chicago, Londres o París. Y si a esto agregamos que actualmente la gran mayoría de la compra-venta de estas mercancías no implica un intercambio real, sino que es de carácter especulativo (a decir de Mike Masters, del hedge fund Masters Capital Management, el 75% de la inversión en el sector agrícola es de carácter especulativo), entonces tenemos consecuencias como el incremento en los precios de productos que forman la canasta básica de diversas poblaciones: «En Somalia, el precio del maíz y el sorgo rojo aumentó un 106% y un 180% respectivamente en tan solo un año. En Etiopía, el coste del trigo subió un 85% con relación al año anterior. Y en Kenia, el maíz alcanzó un valor 55% superior al de 2010».
Aparentemente estas son las causas responsables del nefasto fenómeno denunciado desde el propio título de este artículo. Se calcula que desde hace cinco décadas la producción de alimentos se ha triplicado, mientras que la población solo se ha duplicado. Pero esto no es suficiente siquiera para acercarnos a resolver una problemática que mientras siga vigente jamás podremos aspirar, como sociedad mundial, a una condición mínima de dignidad para la raza humana como un conjunto unificado.
¿Por qué si producimos alimento para 12 mil millones de personas todavía existe el hambre? El relator de la ONU para el Derecho a la alimentación, Olivier de Schutter, tiene una respuesta tan cruda como precisa: porque «el hambre es un problema político. Es una cuestión de justicia social y políticas de redistribución”.
Fuente: pijamasurf.com

viernes, 4 de noviembre de 2011

Hacia la primera Ciudad de los Derechos Humanos

La Primavera Árabe preparó el camino para un nuevo marco de respeto a las libertades individuales. Ahora, activistas trabajan en las comunidades para lanzar la primera Ciudad de los Derechos Humanos en Medio Oriente.
04.11.2011 · IPS · Cam McGrath · (El Cairo)


"Somos libres a pesar de la represión" Bahrein, 2011 (AP Photo/Hasan Jamali)
El objetivo es lograr que, en una ciudad determinada de la región, residentes y autoridades adopten los derechos humanos como una forma de vida y se involucren en planes y acciones positivas para alcanzar la justicia social y económica de toda la comunidad. El modelo busca asegurar que todas las leyes, políticas, recursos y relaciones en la localidad respeten los derechos y la dignidad de de sus miembros.
“Todos en la ciudad están en igualdad de condiciones y, sean alcaldes o basureros, se sientan a la mesa como iguales buscando colectivamente lo que debe ser resuelto a través de una perspectiva de derechos humanos”, explicó Robert Kesten, director ejecutivo del Movimiento Popular para la Educación en Derechos Humanos (PDHRE, por sus siglas en inglés), con sede en Nueva York.
Los principios guía para este modelo de ciudad están consagrados en la propia Declaración Universal de Derechos Humanos, ratificada por la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas en 1948. Es importante que residentes y autoridades conozcan y sean capaces de actuar de acuerdo con los derechos, y que estos se apliquen en todos los niveles de los procesos de toma de decisiones y de resolución de problemas.
El enfoque comunitario requiere un cambio de paradigma. Si bien las instituciones nacionales son usualmente responsables de promover y proteger los derechos y las libertades de acuerdo con los tratados internacionales firmados por el Estado, en una Ciudad de los Derechos Humanos gran parte de la responsabilidad recae en el ámbito local. Las autoridades y los residentes se convierten en agentes de cambio.
“En vez de concentrarse en un tema o grupo particular de personas… trabajamos a nivel comunitario, enfocándonos en cada hombre, mujer y niño”, explicó Omar Aysha, activista de El Cairo que trabaja en la iniciativa. Rosario, Argentina, se convirtió en la primera Ciudad de los Derechos Humanos del mundo en 1997. Hoy el modelo se aplica en 15 urbes de África, América y Europa. El PDHRE inició los proyectos, pero la mayoría fueron completados por las propias comunidades.
Antes de la Primavera Árabe parecía poco probable que el concepto pudiera aplicarse en Medio Oriente y el norte de África, región en la que regímenes autoritarios le negaban a la ciudadanía derechos políticos, económicos y sociales básicos. Pero los levantamientos populares que acabaron con los gobiernos en Túnez, Egipto y ahora Libia parecen haber abierto una ventana de oportunidades.
“El trasfondo de estas revoluciones está vinculado con la lucha por la libertad y la democracia”, dijo Kesten. “El deseo de ser libre es un motor poderoso, así que cuando Túnez cayó nosotros sabíamos que otros países no estarían lejos” de derrumbarse también, añadió. Una demanda fundamental de los manifestantes en los levantamientos era que los gobiernos rindieran cuentas ante sus pueblos.
Tradicionalmente, los gobiernos funcionan como una pirámide con el órgano ejecutivo al tope. El objetivo de las ciudades de derechos humanos, explicó Kesten, es “invertir la pirámide y colocar a las personas encima de todo, para que puedan ser dueñas de sus propios derechos”.
El PDHRE identificó a la norteña ciudad egipcia de Alejandría como la posible primera Ciudad de los Derechos Humanos de la región. Fue en esta ciudad mediterránea de cuatro millones de habitantes en donde la lucha por las libertades individuales y la justicia social de este país árabe adquirió una fuerza sin precedentes.
En junio de 2010, dos oficiales de policía de esa ciudad sacaron a la fuerza a Khaled Said, de 28 años, de un local de Internet y lo golpearon hasta matarlo.
Cuando la fotografía del joven muerto se hizo pública, se desató una fuerte indignación popular, motivando crecientes protestas que, a la postre, terminaron con el derrocamiento del presidente Hosni Mubarak. El PDHRE espera generar impulso en base al legado de Said para desarrollar Alejandría como primera Ciudad de los Derechos Humanos de Medio Oriente.
La organización destaca que se trata de una ciudad más pequeña y por tanto más accesible que El Cairo. Además, es útil su importancia internacional e histórica. El desafío de transformar una ciudad notoria por su represión política y brutalidad policial en un faro de las libertades individuales requiere de un nuevo enfoque.
En agosto, el PDHRE creó los Cuerpos de Derechos Humanos de Egipto, grupo de representantes del gobierno, el sector privado y la sociedad civil encargados de “llevar el mensaje a la comunidad”. Los integrantes de los Cuerpos recibieron entrenamiento sobre cómo personalizar los derechos humanos e introducirlos en la vida diaria. Se encargan de trasladar los valores al hogar, el lugar de trabajo y a toda la red social.
“Es importante no solo que las personas conozcan sus derechos, sino que también los integren a sus vidas”, explicó Aysha, líder de los Cuerpos. “Se olvidan las lecciones a menos que las conviertas en parte integral de todo lo que hagas”. Mientras los regímenes autoritarios siguen cayendo en Medio Oriente y el norte de África, el PDHRE ve la oportunidad de facilitar una nueva comprensión sobre los derechos humanos, pasando “de la caridad a la dignidad”.
La organización trabaja en forma paralela en Túnez, donde activistas locales lanzaron sus propios Cuerpos de Derechos Humanos. Y ahora, con el fin del régimen de Muammar Gadafi, Libia podría ser el próximo paso.

Un hotel de lujo en un parque natural colombiano


El presidente colombiano Juan Manuel Santos se comprometió con cuatro pueblos indígenas a proteger su territorio natural.

Ahora apoya la construcción de un hotel de lujo de capital tailandés frente a la oposición de sus habitantes.

03.11.2011 · te recomendamos · La Silla Vacía
El día de su posesión, Juan Manuel Santos viajó a La Sierra Nevada de Santa Marta y allí se comprometió a ser un guardián de la naturaleza ante el pueblo kogui y su visita fue vista como un compromiso del Presidente con los cuatro pueblos indígenas que habitan esta zona. Pero ahora que anunció que está de acuerdo con la construcción de un hotel de siete estrellas en el norte del Parque Tayrona, a la que se oponen los mamos, su visita a la Sierra Nevada comienza a parecer más que un acto simbólico importante, una farsa presidencial.El Presidente dijo que estaba de acuerdo con la construcción de este hotel, que será construido por la multinacional tailandesa Six Senses (Seis Sentidos) porque era una oportunidad para impulsar el desarrollo turístico de la región.
Aunque aún el Ministerio de Medio Ambiente no ha otorgado la licencia ambiental para realizar el hotel en este parque natural, ya el proyecto genera varios cuestionamientos. Estos son algunos de ellos:. Seguir leyendo.

martes, 1 de noviembre de 2011

Crece pobreza en el campo mexicano

LUNES, 31 DE OCTUBRE DE 2011 12:47 QUINCEMINUTOS.COM.MX

* Padecen hambruna casi 30 millones de hombres y mujeres
Ciudad de México.- La pobreza en el campo crece cada vez más, al grado de que hay brotes de hambruna en varios estados del país, reveló el presidente de la Comisión de Reforma Agraria, Oscar García Barrón, al advertir que si no se toman las medidas correspondientes ésta podría extenderse en el próximo año.
La carencia de alimentos, dijo, está presente en entidades como Durango, Zacatecas, Chihuahua, Coahuila, Estado de México, Oaxaca y Guerrero, entre otras, sin embargo, de acuerdo con el último censo, cerca de 30 millones de mexicanos enfrentan esta situación.
“Lo anterior podría incrementarse toda vez que, según pronósticos, en 2012 el país enfrentará nuevamente sequías prolongadas y heladas atípicas en el norte, lo que afectará, como ocurrió en el presente año, las cosechas de granos y los hatos ganaderos”, agregó.
El legislador del grupo parlamentario del PRI refirió que son 26 millones de mujeres y hombres que habitan en el medio rural y que no tienen acceso efectivo a una alimentación digna, a salud, educación, seguridad social, vivienda, ni trabajo.
En este sentido, mencionó que el argumento de que no hay recursos carece de validez, toda vez que para el presente año se autorizó un presupuesto general de más 3 billones 438 mil millones de pesos y para 2012 será superior a los 3 billones 706 mil millones.
Concluyó que el gobierno federal debe dar un giro a las políticas rural y alimentaria y no apostar a tensar la situación. “Hay que recordar que los grandes movimientos sociales del país han sido de origen campesino. El campo, cuando se desespera, se organiza y se manifiesta”, aseguró.

lunes, 31 de octubre de 2011

La fábula del jugador de fútbol y otros cuentos de terror de Bahréin


La estrella del fútbol local Sayed Mohamad Adnan, refugiado en Australia por temor a su régimen, ejemplifica la amplitud de la represión de la dinastía Al Khalifa contra sus ciudadanos

26.10.2011 · Mónica G. Prieto · (Beirut)
Sayed Mohamed Adnan durante un partido (AP Photo)

Sayed Mohamed Adnan era un niño mimado del deporte bahreiní. La estrella del fútbol local sólo daba alegrías a la población y a su régimen: en sus 79 partidos había marcado 13 goles para el equipo nacional, y en 2009 había sido declarado Futbolista Asiático del Año. Pero caer en desgracia en la dictadura de la dinastía Al Khalifa, en el poder desde 1783, es tan sencillo como pedir libertad. Adnan fue expulsado de su equipo tras ser acusado de organizar a los atletas contra el régimen en las manifestaciones de febrero. Cuando comenzaron a buscarle, decidió alejarse de su país para proteger a su familia. “No me da miedo que me detengan. Mi mujer y mi hijo son felices (aquí). Me siento seguro en Australia”.
En mayo, Adnan pasó de ser una estrella de fútbol a ser un refugiado. Aprovechó un viaje para visitar a sus familiares y decidió quedarse en Brisbane tras ser advertido de que las fuerzas de Seguridad le estaban buscando. Su padre fue detenido e interrogado sobre su paradero, su hermano escapó durante unos meses a Qatar. “Mis compañeros fueron torturados para decir que yo organicé la marcha, tal como le ocurrió a Ali Saeed”, explicó en declaraciones al diario libanés Al Akhbar, en referencia al portero del equipo nacional, obligado a confesar en público.

Un alto oficial de la Seguridad le ha transmitido un mensaje mediante colegas liberados pidiéndole que regrese, pero el futbolista sabe lo que le espera. Posiblemente, lo mismo que a tres atletas internacionales recientemente condenados a 15 años de prisión por “comenzar un incendio destinado a dañar personas o propiedades, destrucción de granjas, robo de material pertenecientes a los granjeros o posesión de explosivos inflamables”, según las autoridades. Lo habitual en tres jugadores internacionales de balommano. Los atletas fueron condenadosjunto a otros 27 manifestantes, en uno de los últimos juicios militares dirigidos por el régimen para aplastar el levantamiento social que exige libertad e igualdad.
La revolución de Bahréin ha sido robada y silenciada por el régimen de los Al Khalifa con la connivencia internacional, y eso alienta la impunidad de sus gobernantes a la hora de acallar toda voz disidente al precio que sea. Las condenas de los tribunales militares contra civiles -1.500 arrestados, 180 condenados por el momento- son cada vez más duras, independientemente de quién sea el acusado. Las críticas de las ONG internacionales son de tal gravedad que las autoridades bahrainíes se han visto obligadas a revisar el proceso contralos 20 médicos y enfermeras condenados el pasado 23 de octubre por cargos como “incitar el odio sectario” o “tratar pacientes según su secta religiosa”, “propagar noticias falsas” o “incitar a la caída del régimen”.

De izq. a dcha: Las doctoras Nada Dhaif, Fatima Haji y la enfermera jefa Rula Saffar en las cercanías de la Corte donde fueron juzgadas el 23 de Octubre de 2011 (AP Photo/Hasan Jamali)
El fiscal se sintió molesto con la apelación del juicio. “Equivale a volver a juzgarlo”, afirmó Ali al Buainain. Pero hay motivos para hacerlo, sobre todo después de que Human Rights Watch entrevistase a siete de los 20 condenados: denunciaron graves abusos en prisión y violaciones de sus derechos más básicos. “El tribunal de apelación debe decisivamente revocar los veredictos injustos y descartar todo cargo políticamente motivado”, afirmó Joe Stork, responsable para Oriente Próximo de HRW y experto en Bahréin. “Las nuevas vistas no pueden contener las alegadas confesiones obligadas”.

Una enfermera en una manifestación (AP Photo)
Los abusos denunciados suenan a conocido en Bahréin. Golpes, patadas, aislamiento, descargas eléctricas, privación de agua y comida, acoso sexual, interrogatorios de más de 12 horas, falta de acceso a abogados… Lo han sufrido desde la elite de la oposición política, condenados muchos de ellos a cadena perpetua, hasta el último manifestante que se sumó a las masivas marchas de febrero y marzo. Amnistía Internacional teme que un grupo de 38 mujeres y siete niñasdetenidas cuando participaban en una protesta el pasado septiembre fuera sometidas a torturas. La represión de las manifestaciones de la mayoría chií, que constituye un 70% de la población pero es discriminada respecto a sus conciudadanos suníes, sigue siendo algo habitual.

(AP Photo)
Resulta irónico que, en los cargos contra los médicos, se les acuse de promover el odio sectario. Lo dice una dictadura sectaria que ha llegado a dinamitar 200 templos chiíes. Y que hace firmar a los estudiantes universitarios un documento donde éstos se comprometen a ser leales a la dictadura y a no implicarse en ningún movimiento político o social, como denunciaba el Centro de Bahréin para los Derechos Humanos. O que concede becas dependiendo de la secta religiosa de los estudiantes.

Un manifestante cubierto de sangre de un compañero caído permanece de pie frente a los carros blindados del ejército de Bahréin. Febrero 2011 (AP Photo)
El sector educativo, históricamente foco de disidencia de los regímenes totalitarios, ha sido otra gran víctima de la represión bahreiní. Según el BCHR, han sido arrestados 78 estudiantes y más de 100 profesores, aunque las cifras podrían ser mucho mayores. Decenas siguen detenidos a la espera de juicios. Hasta 500 fueron expulsados de las aulas por tomar parte de las manifestaciones, si bien muchos fueron readmitidos. Los dirigentes del sindicato de profesores han sido sentenciados a más de 10 años de prisión y siete universitarios lo han sido a 15 años. La situación es tan dramática que han surgido iniciativas internacionales como ésta para reunir firmas y denunciar el acoso al sector educativo.

La activista Zainab al-Khawaja (Hasan Jamali/AP)
Este martes se produjo otra tanda de sentencias. Los acusados eran simples manifestantes de los que exigían igualdad, democracia y el final de la corrupción -40 personas murieron por ello-, pero alguno tan señalado como Wafi al Ahmad, marido de Zainab al Khawaja, destacada activista y valiente hija del más respetado militante por los Derechos Humanos del pequeño archipiélago, Abdulhadi al Khawaja, quien abandonó su trabajo frente a ONG como Amnistía, HRW o Frontline Defenders para consagrarse a la caída del régimen totalitario de Bahréin. Su padre había sido condenado a finales de junio a cadena perpétua, su esposo lo fue ayer a cuatro años de prisión. Tienen un niño de dos años. Zeinab, conocida en Twitter por su pseudónimo @angryarabiya, retransmitió la sentencia por la red social. “El juez del caso es de la familia Al Khalifa, y ha estado sentenciando duramente a muchos presos políticos”, tuiteaba el mismo martes.

La profesora y sindicalista Jalila al-Salman abraza a su hija Hawra Shouqi, 5 años, al ser liberada en agosto tras cinco meses presa por participar en las protestas (AP Photo/Hasan Jamali
El régimen de Manama, aliado privilegiado de Estados Unidos -que mantiene la V Flota anclada en sus aguas- y del todopoderoso Arabia Saudí -que envió tropas para apoyar a la dinastía suní contra los manifestantes desarmados- mantiene total apariencia de normalidad. Ha formado una Comisión de Investigación Independiente para investigar las denuncias de violaciones de Derechos Humanos que acaba de aplazar la presentación de conclusiones ante la avalancha de denuncias, 9.000 para ser exactos. Eso no impide que el Congreso de Estados Unidos “no encuentro motivos” para no rubricar un contrato de venta de armas -incluyen Humvees y misiles- a Bahréin por valor de 53 millones de dólares. Habrán creido al rey Hamad bin Issa al Khalifa cuando afirmó ante la Asamblea General de la ONU que “Bahréin ha logrado a lo largo de su Historia preservar su estatuto espiritual y civilizado, promover la coexistencia y la tolerancia sin negar a ninguna categoría social, grupo o secta su derecho a expresar su opinión”.

Siete mil millones de paradojas

Llegará a un mundo en que la riqueza se reparte de manera cada vez más desigual y en el que tiene amplias posibilidades de pasar hambre, a pesar de que se producen más alimentos de los que serían necesarios.Según datos de Naciones Unidas, este mismo mes nacerá el habitante siete mil millones de nuestro planeta.
31.10.2011 · IPS · Thalif Deen · (Nueva York)

Una niña carga a un bebé en una aldea de la República Democrática del Congo (UN Photo/Martine Perret)
Cuando nació Adnan Nevic, en junio de 1999 en Bosnia-Herzegovina, fue bienvenido como el “bebé seis mil millones”, y ameritó una visita del entonces secretario general de la ONU, Kofi Annan. Para el 31 de este mes, la ONU (Organización de las Naciones Unidas) predice que nacerá la persona número siete mil millones en un planeta superpoblado hasta los botes.
A juzgar por las tendencias demográficas, la niña o el niño que lleve a la población mundial a cruzar el umbral de los siete mil millones, nacerá en África o en Asia. Pero la ONU no está dispuesta a poner las manos en el fuego prediciendo el continente y menos identificando al supuesto recién nacido, como pasó con Nevic.
Ante el pedido de más datos sobre ese nacimiento, el portavoz del foro mundial Martin Nesirky dijo a la prensa el miércoles 26 que el acontecimiento guarda más relación con la población de siete mil millones como un todo y con la forma en que el mundo puede albergarla y permitirle vivir con dignidad. Mientras el aumento demográfico se mide sobre todo en cuanto a su impacto en la seguridad alimentaria, los recursos, la salud reproductiva, las migraciones internacionales, el desempleo y la sustentabilidad ambiental, el director ejecutivo del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), Babatunde Osotimehin, prefiere verlo de un modo más positivo.
“Somos siete mil millones de personas con siete mil millones de posibilidades”, dijo el miércoles 26 en el lanzamiento del informe anual del UNFPA, Estado de la Población Mundial 2011. Entonces, en lugar de preguntar “¿somos demasiados?”, deberíamos preguntar “¿qué podemos hacer para mejorar nuestro mundo?”.
El informe señala que el umbral de siete mil millones está jalonado de logros, retrocesos y paradojas. Las mujeres, en promedio, tienen menos hijos que en la década de 1960, pero los números de fertilidad siguen en ascenso. Y en forma global, la gente es más joven, y más vieja, que nunca antes, dice el documento indicando otra paradoja.
“En algunos de los países más pobres, la elevada fertilidad frena el desarrollo y perpetúa la pobreza, mientras en los más ricos, la baja fertilidad y la muy escasa población que ingresa al mercado laboral son problemas crecientes”, señala.
El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, eligió el mismo tema cuando sostuvo, la semana pasada, que el ciudadano número siete mil millones nacería en un mundo de contradicciones. “Tenemos alimentos en abundancia, y sin embargo hay millones de hambrientos. Vemos lujosos estilos de vida, y hay millones de empobrecidos. Contamos con grandes oportunidades de progreso, pero también con grandes obstáculos”, dijo Ban. ”Esos son los desafíos que debemos y podemos superar”, agregó. “Si invertimos en la gente recogeremos los mejores dividendos”.
Pero, ¿está la comunidad internacional haciendo las inversiones correctas, por ejemplo en educación y salud reproductiva? La trágica respuesta es no, afirma Barbara Crossette, autora principal del informe de UNFPA y ex jefa de la corresponsalía del diario The New York Time en la ONU. ”La cuestión no es si el mundo va rumbo a un volumen de población insostenible, como si esto pasara per se, sino por qué más de 17 años después de la Conferencia sobre Población y Desarrollo de El Cairo, en 1994, sus promesas no han beneficiado a las mujeres en algunos de los lugares más pobres, donde nacerá la mayor parte de la población de este siglo”, dijo Crossette a IPS.
Esas mujeres, que saben bien cómo las afecta personalmente tener muchos hijos, cómo les hace más difícil educarlos y alimentarlos y conseguir agua y comida, no tienen las opciones que sí tienen las que viven en países más ricos, agregó.
“Se estima que más de 215 millones de mujeres quieren tener acceso a planificación familiar y más control sobre sus vidas reproductivas y su salud. Cientos de miles mueren por causas vinculadas al embarazo y el parto, que son completamente evitables, pero no tienen acceso a anticonceptivos por muchas razones”, dijo Crossette.
La periodista llevó a cabo todo el reporteo para el informe viajando personalmente a China, India, Egipto, Etiopía, Nigeria, México, Macedonia y Finlandia. Si se mantienen las tendencias de natalidad, la humanidad sumará más de nueve mil millones antes de 2050 y pasará de 10.000 millones para fines del siglo, según estimaciones de la ONU.
“En el transcurso de mi vida, vi triplicarse la población mundial. Y dentro de 13 años veré otros mil millones más”, dijo Osotimehin, exministro de salud de Nigeria. Para crear un mundo sustentable y pacífico, agregó, “debemos invertir con sabiduría”. ”Mediante inversiones en salud, educación y cambio hacia una economía verde podemos mejorar el bienestar humano y nuestro planeta. Cuando las vidas mejoran, la tendencia demográfica ascendente se atenúa”, dijo.
Demos a una generación de mujeres en todo el mundo la atención que les prometimos en la conferencia de El Cairo y los instrumentos que necesitan para ejercer sus derechos y opciones, y ellas abatirán la natalidad por sus propias razones, no por las metas ni necesidades demográficas nacionales, que el mundo dejó de lado hace décadas, dijo.
Inclusive China está reconsiderando su política del hijo único, según Crossette, a la vista de que cuando las mujeres tienen una buena atención de salud reproductiva, oportunidad de educarse y tiempo para asumir actividades económicas que benefician a sus familias y comunidades, la natalidad cae rápidamente y sin la coerción del control de la natalidad.
Taiwán logró una natalidad bajar la natalidad más que China y más rápidamente sin medidas coercitivas, tAnte la pregunta de si la ONU va en el rumbo correcto, Crossette dijo a IPS que “institucionalmente, la ONU y sus agencias relevantes han hecho bien con sus análisis y recomendaciones”. Pero las naciones miembros y los gobiernos no siempre han convertido esas ideas en acción, apuntó.
“La interacción entre población y desarrollo en el más amplio sentido y en sus muchas facetas debe considerarse urgentemente, sobre todo respecto de las mujeres y el lugar que ocupan en cada aspecto de la sociedad”, añadió la periodista.
En sus viajes alrededor del mundo este año, “conocí mujeres que aun desean una familia numerosa, o que son persuadidas de tener más hijos por sus parejas, cultura o presiones familiares”, dijo. “Pero conocí muchas más que dicen que dos, tres o hasta cuatro hijos habría sido ideal, cuando ellas tienen cinco, seis o más, y lloran porque las vidas de sus hijas no serán diferentes de sus penurias cotidianas”.
al como muchas otras naciones asiáticas que aplicaron programas de planificación familiar amigables y exitosos. El crecimiento económico, apuntó Crossette, está antes y después de esos cambios. Escuchar a las mujeres, ayudarlas, debería ser la gran prioridad de los próximos años, y hay que empezar ya. Ellas son la clave para estabilizar la demografía humana, por su propio y personal interés.